febrero 28, 2015

Si quieres rock and roll, lo has conseguido...

Bienvenidos al show minimalista, en el que los fuegos de artificio y los efectos visuales brillan por su ausencia, en el que las muñecas hinchables o el fuego de cañón no aparecen para invitar a una velada de disfrute familiar, como si de un parque temático se tratase. El rock and roll siempre ha sido un espectáculo, en el que la actitud de los interpretes pone su contrapunto; pero aquí, en If You Want Blood (You’ve Got It), lo fundamental es la música y ésta se sirve a máxima intensidad, el watiaje se masca en el ambiente mientras los altavoces vomitan toneladas de decibelios.

Angus Young creo que nunca fue un guitarrista de técnica excepcional, en comparación con los grandes arpistas del hard rock de los 70-80; pero antes de repetir miméticamente las mismas posturitas sobre el escenario noche tras noche, hubo un tiempo en el que con licks de guitarra de inspiración stoniana, el potenciómetro del amplificador a tope y recorriendo el escenario hasta la extenuación nos hacía sentir cada nota que salía de su SG. Bon Scott ejercía de maestro de ceremonias, conjugando la potencia de las guitarras con la procacidad de su voz, haciéndonos ver entre líneas de las estrofas que desgranaba que AC/DC eran una banda al servicio del rock and roll. Malcolm, corazón de la banda en la sombra, Phil y Cliff, sustentaban con vehemencia, entre una vorágine de riffs y patrones, la sección rítmica de un combo que relucía en cada concierto.

Es curioso y paradójico que un disco como If You Want Blood (You’ve Got It), concebido siguiendo los requisitos de la mercadotécnica de la industria musical de la época para divulgar el repertorio de una banda que hasta el momento era menormente conocido para el resto del mundo que en su Australia adoptiva, hoy día nos recuerden unos tiempos en que AC/DC era sinónimo de rock vivido con sentimiento y a la máxima potencia; no como una patente comercial creada al servicio de la industria del entretenimiento.

Preludio de lo que nos quedaría por disfrutar con Highway To Hell, If You Want Blood (You’ve Got It) compila lo mas brillante de la época previa, rememora álbumes seminales como High Voltage, Dirty Deeds, Powerage o Let There Be Rock, en los que el germen del blues y el rock rudimentario se entretejen en un marasmo de riffs voluminosos para dar vida a piezas de rock simple pero soberbio como Riff Raff, Bad Boy Boogie, Problem Child, Rocker o Whole Lotta Rosie, en las que las limitaciones solistas de Angus se suplen con frases exiguas pero contundentes que prolongaban y prolongan al máximo el éxtasis rockero en el oyente.

Nunca regresaran aquellos años, tampoco los quince con los que vivimos ávidamente cada estrofa contenida en el álbum, pero siempre nos quedará If You Want Blood (You’ve Got It) para recordarnos una época en la que estábamos seguros de que tanto el rock and roll como AC/DC nos continuaría proporcionando gratas sorpresas.

7 comentarios :

Gonzalo Ramos dijo...

Limitaciones o no, Angus y los demás son el rock'n'roll. Me resulta muy difícil pensar en algo más o igual de rock'n'roll que ellos. Ver su actuación en los Grammys de este año, a pesar de todo (la edad que tienen, sin Malcomlm, sin Phil,...) , me pone los pelos de punta. Cuando escucho su música, palabras como "mercadotecnia", "limitaciones" o similares, dejan de existir. Gracias a AC/DC por hacerme sentir libre.

Saludos.

Gonzalo Ramos dijo...

Ver en los Grammys a Tony Bennet, Lady Gaga o Paul McCartney en pie durante su actuación, tiene todo el sentido del mundo.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Yo siento un respeto sagrado por AC/DC, pero hace lustros que no me dice nada o me dice muy poco. Sin embargo, en los setenta fue un grupo tan bueno como los Beatles, y este directo que nos traes retrata al quinteto en un esplendor sobrenatural. En fin, el esplendor que tú tan bien describes, Aurelio.

Un abrazo.

Luther Blues dijo...

Un disco que retrata la crudeza con que la banda se movia por entonces .Enormes los austalianos a los cuales siempre les agradecere sus rocanroles cabareteros
Un abrazo

Addison de Witt dijo...

Me pasa como a Gonzalo, desde Flick of the Switch no me dicen nada, pero entonces, eran el epicentro del terremoto rockero mundial.
Gran entrada, (para que los fuegos artificiales y los hinchables).
Abrazo.

Aurelio dijo...

Suscribo vuestro respeto por AC/DC, para mi fueron una banda fundamental en la adolescencia; aunque hay que reconocer que hace tiempo las cosas no son lo que fueron... Les ha pasado como a tantos otros... Los Stones, por ejemplo, suplen 'sus carencias' con un espectáculo visual impresionante que anonada al disfrutarlo, pero eso no quiere decir que reconozcamos que son una de las bandas más importantes de todos los tiempos. En ese sentido AC/DC ocupan merecidamente su trono particular.

Un abrazo y gracias por participar, amigos.

KARLAM dijo...

Buena crítica. Me identifico con todas y cada una de las palabras. Grandísimo disco!

Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates