abril 08, 2014

Mapgie & The Dandelion (2013).

En algún lugar escuché (o leí) un clamor al respecto del último álbum de los Avett Brothers, Mapgie and The Dandelion, que hoy me dispongo a reseñar. El clamor decía que la banda parecía haber entrado en una espiral de autocomplacencia, utilizando la forma magistral que tan buenos resultados les ha dado hasta la fecha a nivel de publico y crítica; que no es otra que escribir letras entrañables e intercalarlas entre bellas melodías y dulces armonías.

Como consumidor voraz de música que intenta en todo instante ser permeable y resistente a cierto tipo de apreciaciones, en vez de hacer caso y limitarme a desechar sin probar, decidí meterme en harina y comprobar en primera persona si el contenido de el álbum me llegaba, igual que me había ocurrido con anteriores trabajos como I and Love and You, Emotionalism…; cuya escucha me enganchó al instante al carro de los hermanos de Carolina del Norte, ayudado en cierta forma por la influencia de haber sido testigo de su fantástico concierto en el Azkena 2011, cuando todavía no eran para mi más que otra banda cuya música se desenvolvía en el terreno del rock norteamericano de raíces.

También leí, que Magpie & The Dandelion fue fruto de las sesiones que dieron lugar a la publicación de The Carpenter (2012) -un álbum de brillante resultado y similar en emociones a los que antes mencioné- aprovechando la inspiración que les había proporcionado a los hermanos Avett el entrar en el estudio junto a Rick Rubin; apreciación esta digna de respeto, pero discutible para este humilde catador de melodías pues, si bien con las sucesivas escuchas me he ido familiarizando con el repertorio contenido en el álbum; las sensaciones son totalmente divergentes a las que produce, desde la primera escucha, su predecesor cronológicamente.


Me disgusta entrar a saco con un disco cuando mis percepciones no son demasiado buenas, pues ante todo tengo claro que tiene que ser difícil para una banda crear una nueva obra con nombre y apellidos e intentar mejorar, evolucionar o cuanto menos igualar lo publicado anteriormente, pero percibo que Mapgie & The Dandelion hubiera conseguido mejor aceptación enmarcado dentro de The Carpenter, en forma de álbum doble –por ejemplo-, que presentado individualmente, como es el caso.

La escucha del disco desde el principio me ha hecho percibir el estar ante un conglomerado de canciones integrado por unos cuantos descartes, entre los que figura el típico tema extraído del directo (Souls like The Wheels) y alguna pieza que sobresale a las demás como Part From Me, Another Is Waiting o The Clearness Is Gone. Aunque hay algún tema con un toque más guitarrero en el álbum que proporciona cierta intensidad en la apertura (Open-EndedLife), Morning Song satura y llega a ser meloso por los arreglos vocales femeninos.

Que la autocomplacencia sea o no uno de los elementos de Mapgie & The Dandelion creo que no es tan discutible como que la inspiración haya dado los resultados apetecibles, aunque siga sintiendo en su contenido el genio de los Avett Brothers, quienes para mi siguen siendo una referencia importante entre las bandas pertenecientes a la actualidad musical.

2 comentarios :

21st Century Schizoid Man dijo...

Ni idea de cómo suenan; pero intuyo que el espíritu de los hermanos Robinson está más que latente. Me gusta la entrada. Abrazos, caballero.

Aurelio dijo...

La raiz cultural es la misma que la de los Crowes, aunque sus melodias surcan más ligeras por los oceanos del country que por los mares del rock.

Un abrazo y gracias por opinar.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates