febrero 23, 2012

Cualquier tiempo pasado...

En estos tiempos tan convulsos que vivimos, el sentimiento general induce y nos conduce a pensar que la crisis también se deja sentir profundamente en el mundo musical, tanto como en el financiero o el económico. Quizás 'un tiempo pasado fuese mejor' en el sentido de que el acontecer en anteriores crisis o catarsis favoreciese la innovación, la explosión de ideas y el florecimiento de nuevos fenómenos musicales (el movimiento hippie, la psicodelia...); pero aún asumiendo ese hecho como cierto, creo que no nos encontramos en una situación tan desesperada como para dedicarnos a escuchar una y otra vez los mismos discos, aquellos que sin duda y para cualquiera que se precie de disfrutar de la música, forman parte de la base histórica del rock and roll.

Aunque la sensación general sea derrotista en el sentido de pensar que la música actual tiene pocas cosas nuevas que decir, no por ello tenemos que ponernos una venda en los ojos y negarnos el presente, dejando por ello de escuchar a nuevas bandas o nuevos álbumes, porque en tanto unos como en otros veamos reflejadas las influencias de los clásicos. Seguro que, en su momento, nadie acuso de poco original a Dylan por intentar seguir la senda de la protesta, a través de la canción, que abrieron en su día Pete Seeger o Woody Gruthie; mientras que hoy día, a menudo, oímos o leemos afirmar que la toma de referencias del pasado denota falsedad.

Desde luego, tengo muy claro que no me estoy engañando a mi mismo cuando escucho un disco recién publicado en el que se percibe sobradamente calidad musical; me produce tanta satisfacción escuchar un disco de Lynyrd Skynyrd como otro de Blackberry Smoke, aunque conociendo la historia sea plenamente consciente de quién fue el 'huevo' y quién la 'gallina', sin pensar para nada de que el segundo sea un subproducto del primero, que es lo que me parece que se hace mucho de manera injusta últimamente. 

Estamos viviendo una época en la que no hay grandes eclosiones o fenómenos musicales innovadores, pero en la que, aunque no lo parezca, las cosas han cambiado positivamente para quienes amamos la música. En otros tiempos pasados, por buenos que fueran, no se podía disfrutar tan en primera persona, de músicos y bandas, como lo hacemos hoy día, salvo que acudiésemos al macroconcierto de rigor; por ejemplo.

No es que me haga 'pajas mentales' o me enmarañe en 'charlas filosóficas', tan solo trato de calmar, con 'las sales minerales' que fluyen de estas líneas, el 'ardor' que me produce leer, en algunas ocasiones, determinados artículos o reseñas en prensa musical.

3 comentarios :

KARLAM dijo...

Completamente de acuerdo, yo creo que el problema está más bien en el oyente, que no escuchante, a la hora de prestar atención con las novedades que se presentan. Ya sea pereza, prejuicios, falta de tiempo o de inquietud...etc descartar por sistema cualquier banda nueva emergente mostrando desprecio en comparación con "los grandes músicos de toda la vida", define a quien hace gala de tal ignorancia. Solo el tiempo da y quita razones.

Saludos.

luther blues dijo...

Interesante reflexion sobre un tema que sera fiel acompañante de los momentos que vivimos . Cada tanto aparece una bocanada de aire musical e interesante pero contados con los dedos de la mano ,me temo
Un abrazo y buen domingo

manel dijo...

Se hace muy buena música en la actualidad. Solo hay que buscarla. Pero simpre están los derrotistas del tiempo pasado fue mejor...allá ellos...Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates