febrero 20, 2012

The Vegabonds. Taberna Belfast. Santa María del Páramo.


Después de disfrutar de una visita relámpago al páramo leones y de las delicias gastronómicas de la maragatería (si no habéis degustado todavía del cocido maragato, bien vale acercarse a Castrillo de los Polvazares y disfrutar de sus bonitas calles empedradas y de su suculenta comida), no hay mejor complemeto, para completar un día en el que el sol lucio con toda su intensidad en el horizonte, que un poco de buen rock and roll.

La Taberna Belfast es un sitio pequeño pero bonito y acogedor, que cuenta con una programación de primera en lo que a rock and roll se refiere (además de Vegabonds, tiene programado Delta Saints, Hogjaw, etc), de mano de Juanpa, a quien tengo que agradecer que me reservara las entradas tan solo con en el intercambio de unos mails.

Esperaba con espectación este concierto, pues The Vegabonds ha sido una de las bandas que más me ha enganchado últimamente, a través de su primer álbum 'Dear Revolutión' y del soft southern rock que ejecuta. Las espectativas se han visto colmadas satisfactoriamente, quizás solo cabría reprochar en algunos momentos el sonido incisivo de los teclados y la intensidad comedida de las guitarras; pero estos jovencísimos chicos de Alabama dieron muestras suficientes de su buen saber hacer.

Aunque la voz y las maneras de Daniel Allen apuntan a las de Chris Robinson, el sonido compacto de la banda lo hace hacia lo más alto del southern rock, hacia el sonido de los Allman Brothers. Las dotes instrumentistas de Richard Forehand y Alex Cannon son indudables e indiscutibles; pese a su juventud, sus guitarras sonaron en un interplay que bien podía ser el de unos Duane & Dickey de sus comienzos, sin extridencias y con la sensibilidad propia del sonido del sur que se nutre del soul, del blues y del rock, pero también del jazz,  abundantemente endulzado con los susurros de la slide.

El repertorio estuvo integrado en mayor grado por temas de su segundo álbum Southern Sons (del que ya tengo mi copia y sobre el que más adelante comentaré),  Streetlight Gypsy, Pick Me Up Mary  y Ballad of Movers and Shakers de Dear Revolution me supieron a gloria. Hubo tiempo para versiones de temas  como Heartbreaker de los Stones o el Black Hearted Woman de los Allman Brothers, para abrir los bises, cuyos acordes pusieron a funcionar a todos quienes disfrutabamos del espectáculo.


En fin, un buen concierto el de ayer, sin duda, en la bonita Taberna Belfast de Santa María del Páramo (León); que espero que tan solo sea un esbozo de lo que podemos disfrutar este año, en cuanto a la buena música en general y a de The Vegabonds, en particular.

5 comentarios :

manel dijo...

El sábado los tendremos en Barcelona...ganas de verlos. Saludos.

Addison de Witt dijo...

Yo los he visto este sabado en Bilbao, en una sala infame pero me gustaron bastante, mas o menos lo mismo que en Santa Maria, (coincido en lo de Castrillo, Leon es mi segunda tierra), en lugar de Heartbreaker aqui sonó Gimme Shelter.
Saludos.

ROCKLAND dijo...

Yo aún no los controlo paro poder emitir un juicio pero muchos hablan maravillas sobre ellos.

Veo que te has pegado un buen homenaje en Castrillo de los Polvazares, je,je.

Saludos.

KARLAM dijo...

No escuché nada de ellos todavía, ni pasaron por aquí, quizás más adelante. En cuanto a la Taberna Belfast, en unos meses la visito por vez primera, ya tengo un concierto anotado en el calendario que se celebra allí.

Un saludo.

Aurelio Pérez dijo...

Manel: espero que lo disfrutes.

Adison: Veo que conoces el Bierzo y el Páramo Leonés. Me gusta visitarlo de vez en cuando, no solo por la gastronomía, sino también porque hay numerosos y preciosos sitios por los que andar y disfrutar.

Rockland: hay que ponerse, eh. La ocasión, o mejor dicho, la banda lo merece.

Karlan: la Taberna Belfast es un sitio pequeñito, pero acogedor como podrás comprobarlo personalmente.

Gracias a todos por leer y opinar.

Un saludo.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates