febrero 28, 2012

Raisin' Hell.

Elvin Bishop comienza en el mundo de la música junto a Paul Butterfiel, mientras ambos se especializaban en sus respectivas disciplinas académicas (Elvin en física y Paul en música) en un colegio filial de la Universidad de Chicago para chicos brillantes. Bishop acababa de descubrir el blues a través de la escena local existente a finales de los cincuenta en la ciudad que le acababa de adoptar y queda fascinado por el estilo tras ver inteprentar a Paul un blues a la guitarra.

Aprende sus primeros acordes y junto a Butterfiel, que ya por entonces era un aventajado de la armónica, comienzan su exploración de clásicos de la música de color como Howlin' Wolf, Little Walter u  Otis Rush, y a hacer sus primeros pinitos como dúo, hasta que cofundan la Paul Butterfield Blues Band, dónde Bishop permanecerá hasta la publicación de In My Own Dream.

En 1968 Bishop forma su propia banda para lanzar su carrera en solitario, y tras firmar con Epic Records se traslada al área de San Francisco dónde se convierte, junto a su banda,  en fijo del Fillmore West. En 1970 Bill Grahan le propone trasladarse a Nueva York para la realizar una serie de conciertos promocionales de su nueva sala en esa ciudad, The Fillmore East, dónde coincide con The Allman Brothers Band, compartiendo escenario y tema propio, Drunken Hearted Boy, en una noche de música memorable.

La producción discográfica ha sido abundante durante los años con Epic, pero sin obtener los resultados que había deseado, por lo que ficha con un pequeño sello independiente y emergente, Capricorn Records. Pese a ser californiano de nacimiento, entronca perfectamente con el sentir del sur y produce para éste un par de álbumes más, hasta la publicación en Agosto de 1977 de éste, fantástico, Raisin' Hell.

Raisin' Hell, es una amalgama dónde cristaliza la experiencia musical de Bishop, pero también es una síntesis del blues, de soul y de la manera sureña de sentir la música. Desde los primeros acordes  la máquina atronadora de soul, nos conduce a través de casi dos horas de música, dónde las guitarras brillan en cualquier momento y situación, tanto si aparecen distorsionadas por el delay o la wah wah, como si son acariciadas por el slide. Momentos sublimes de máxima intensidad se sienten desde que abre con el tema homónimo Raisin' Hell, hasta que se cierra con el Medley: Let the Good Times Roll/A Change is Gonna Come/Bring it On Home to Me, y aunque las voz de Pigboy suena a intervalos en cooperativa con la de Mickey Thomas, quien lleva el peso vocal principal de los temas, la melodías de su guitarrra brillan con todo esplendor, y para ello no hay más que escuchar los solos que contienen Fooled Around and Fell In Love y Rock My Soul.

Grabado en vivo en 1976, con extracto de los conciertos de la gira celebrados en Atlanta, San Diego, Santa Mónica, Los Angeles y San Francisco, es una de esas gemas que permanecen ocultas y que simbolizan la simbiosis perfecta entre el southern rock y el soul de los setenta.

6 comentarios :

ROCKLAND dijo...

Mira por donde que nunca me puse con la carrera en solitario de este hombre. Este directo puede ser la mejor manera de empezar leyéndote el post. Ya va siendo hora porque Bishop con Paul Butterfield es cojonudo.

Saludos.

luther blues dijo...

El sacerdote del blues mister Bishop La epoca que reseñas es la mejor de su carrera ,despues deambulo con aciertos y errores pero siempre al pie del cañon . Inmortal tema del video con esa voz inolvidable de Thomas
Un abrazo Aurelio

Addison de Witt dijo...

Tomo nota Aurelio, no conozco nada de Bishop.
Gracias por la presentación.
Saludos.

manel dijo...

No es de mis guitarristas favoritos pero tiene una carrera de órdago. Lo pude ver en directo una vez en Barcelona y el concierto estuvo muy, muy bien. Saludos.

Aurelio Pérez dijo...

Para los que no lo escuchasteís todavía, espero que os guste, intenté subir la música a internet pero los avisos sobre los derechos me traen frito y he desistido. Aún así, lo dicho.

Gracias a todos por leer y opinar.

Saludos.

ruben.borrajo dijo...

Grande Elvin, al menos bajo mi opinión. Su etapa con Paul Butterfield es una maravilla. Un saludo, Aurelio.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates