agosto 29, 2011

La escena contracultural de Nueva York.

No se puede decir ni que la banda, ni el álbum, de los que voy a escribir hoy, sean tanto un conjunto de virtuosos con sus respectivos instrumentos, como una maravilla de la creación musical. No son tampoco una nueva banda, ni un disco recién salido al mercado, pues cuando se gestó yo estaba seguramente con mis primeras lecciones de la enciclopedia Álvarez. Pero tanto la banda como el álbum merecen unas líneas, pues desde punto de la historia del rock and roll tienen su relevancia.

The Fugs aparecieron en mi escena personal cuando hace mogollón de años compré mi primera biografía de Frank Zappa, un libro escrito por Alain Dister, que describe casi en primera persona, como surgieron los Mothers of Invention y como evolucionaron musicalmente hasta la publicación de álbum Roxy & Elsewere (de lectura recomendable, si todavía está en catálogo). En uno de sus capítulos se hace referencia a la etapa neoyorquina de Zappa, cuando los primeros Mothers of Inventión cometían en vivo ‘sus atrocidades’ en el Garrick Theatre compartiendo cartel, local y filosofía con Tuli Kupferberg y Ed Sanders, dúo fundador de los Fugs.

Aunque pueda parecer que los Fugs hicieran uso del ideario de las ‘Madres’, como si éste fuese una corriente musical alternativa, lo cierto es que sus caminos convergen en el aspecto social de su música, pero sus influencias políticas son bastante distintas, al igual que sus orígenes.

Los Fugs nacieron como banda en el East Village neoyorquino. Tuly y Ed regentaban una pequeña librería en East 10th Street, de nombre Peace Eye Bookstore, en cuyas estanterías se podían encontrar vegetales e infusiones más diversas, mezclados con el Libro Rojo de Mao o los principios de la doctrina de Bakunin, en la que se alternaba la venta de productos, con la lectura poemas y textos de los clásicos de la generación beatnik neoyorquina de los años 50.

Conscientes del calado que estaba teniendo el rock and roll entre la nueva generación de jóvenes de la época, como medio de expresión del descontento social, decidieron expandir sus horizontes con objeto de dar una mayor difusión a su filosofía vital. Su cualidades como instrumentistas eran muy limitadas e hicieron un primer intento de grabar, en los estudios Folkways Records del East Village, algunos poemas a los que habían puesto música, combinando las melodías hebreas de su juventud con los cantos de la izquierda anarquista de Nueva York.

Las ideas de Ed y Tuly iban tomando forma, pero seguían necesitando una banda que les proporcionase la flexibilidad necesaria tanto para el estudio como para el directo. The Holy Modal Rounders, dúo de la escena folk de Nueva York, entraron en los estudios Folkays para unas sesiones de grabación, coincidiendo allí con Ed y Tuly, a quienes conocían de su aventura vegetariano/literaria. Admiradores de su proyección como literatos anarco-dadaístas, decidieron unírseles y dar forma así a los a los primeros Fugs.

De esta asociación nació su primer álbum The Fugs First Album, que aunque, como dije antes, no es ninguna maravilla musical, si que es una pieza icónica de la contracultura musical americana.
Haciendo uso de melodías folkies en algunos pasajes, con tintes del country más tradicional, el doo-wop y el rock and roll más primitivo, The Fugs first álbum arremete contra el sistema, criticando el stablishment americano; contra la clase política, el sistema educativo… sirviéndose para ello de la ironía y del non-sense.

Una obra de difícil escucha y que entronca perfectamente con la filosofía de los primeros álbumes de The Mothers of Inventión, pero con una clara definición política.


Pagina oficial de The Fugs.

Como muestra un botón: Kill for Peace de The Fugs First Album.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates