febrero 09, 2015

Whiplash (2014).


La música es un arte, pero también una disciplina. En los tiempos que corren dedicarse profesionalmente a la música equivale a pasar hambre, salvo que se de el bombazo con algún éxito de los que engrosa la programación de la MTV; aunque indudablemente en estos casos la música pasa de arte a bien de consumo con fecha de caducidad.

Los que amamos la música con MAYÚSCULAS –aquella que no se suele encontrar formando parte de la programación de la radio fórmula- somos conscientes de que quién hoy día se dedica a este arte lo hace por amor, y que quién desea hacerse un hueco en el corazón de los oyentes necesita dar lo mejor de si mismo para conseguirlo.

Whiplash es una historia en la que la música es un elemento circunstancial dentro de su argumento, en la que su protagonista, un joven que nació con cualidades para la percusión, ingresa en un conservatorio con el anhelo de dedicar su vida a aquello que siempre amó: el jazz. Las oportunidades para salir adelante son escasas salvo que consiguiese formar parte de un grupo elitista de alumnos, cuestión que exige máxima concentración y dedicación.

Utilizando el jazz como pretexto, el film da una visión cercana de lo que supone vivir en una sociedad tan individualista y competitiva como la de hoy, en la que ser ‘el mejor’ es sinónimo de conseguir el futuro soñado y, de cómo el deseo por conseguir el éxito deseado se convierte en una obsesión que empuja al protagonista en una espiral de baja autoestima y autodestrucción.

Con un reparto desconocido, el director novel Damien Chazelle, consigue enganchar con una trama argumental que ilustra sobre los peligros de llevar al máximo extremo cualquier faceta de la vida, y lo hace con crudeza y brutalidad.

En cuanto a la banda sonora, compuesta Justin Hurwitz, es un homenaje a la música de las Jazz Big Bands de la América de los años treinta, cuyo fin fundamental es ilustrar la línea argumental.

Una película dura pero completamente disfrutable de principio a fin.


6 comentarios :

Alex Palahniuk dijo...

Hace ua mucho que dejó de ser arte para ser negocio. Incluso las películas preconizan esa idea. He de ver la película, tiene que ser muy interesante, la verdad.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Ya son varias las opiniones positivas que he escuchado acerca de esta película, Aurelio. Realmente interesante tu texto.

Un abrazo.

Víctor Hugo dijo...

Anteayer la vi. Muy sencilla e interesante. Mucha tensión. Recomendada también.

Addison de Witt dijo...

No había oído hablar de esta pelicula pero parece interesante, me la agencio para el finde que viene.
Gracias Aurelio.

Aurelio dijo...

Espero que os guste a los que no la vistéis todavía, si decidis hacerlo... Es algo distinto a lo que se ve habitualmente en cartelera.

Gracias por leer y opinar, amigos.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Un buen blog sobre el rock:

http://sobreelrockandroll.blogspot.com.ar/

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates