octubre 17, 2014

50 años de 'Twelve by Five'.

Tal día como hoy, hace nada menos que la friolera de 50 años que 12x5, el segundo álbum de estudio de Sus Satánicas Majestades fue publicado en los Estados Unidos de América. Precedido por el lanzamiento en el Reino Unido del Ep titulado 5x5 -Five by Five-, fruto de las sesiones de grabación realizadas en junio de ese año en los estudios Chess de Chicago, Decca apostó por el formato de doce temas –de ahí su título-, mucho más popular en el mercado americano.

5x5 contenía versiones de blues, rock y soul de artistas como Chuck Berry, Walter Brown o Wilson Picket junto a dos aportaciones compuestas al alimón por la banda al completo, bajo el seudónimo archiconocido de Nanker Phelge: Empty Heart y 2120 South Michigan Avenue; a las que se decidieron sumar otros siete temas –para completar el formato Lp- entre los que figuraban los primeros debuts del tándem compositivo Jagger/Richards.

Hay que reconocer el trabajo que Andrew Loog Oldham, héroe y villano a partes iguales, hizo en favor del rock and roll; ejerciendo como mecenas de estos cinco chicos de Londres cuyo futuro estaba todavía in albis, rescatándolos del Crawdaddy Club de Richmond para disfrute eterno de los mortales; aunque con el mismo hilo tejiese una tela enmarañada, en la que las triquiñuelas legales procuraban con usura un futuro mejor para si mismo a costa de la capacidad creativa de los demás. Pero dejando a parte la capacidad de visión de Oldham, su mezquindad y valorando positivamente su empeño –aunque este contuviese un negocio falaz- de poner de moda a los Stones en las emisoras de los States; hay que poner énfasis en la importancia que 12X5 ha tenido en estos 50 años que, en un plis plas, han pasado.

Aunque escuchar decir que los primeros álbumes de los Stones no son ningún reducto de originalidad sea perfectamente admisible, creo que el tema de la composición debe relegarse a un segundo plano a sabiendas que, utilizando como materia prima esos fragmentos de blues y rock primigenio –aunque se hubiesen tomado prestados-, se estaba construyendo un sonido genuino que se siente y disfruta desde el primer al duodécimo tema contenidos en 12x5. A quien le puede importar que un tema con tantas connotaciones como Time Is On My Side fuese escrito en su día por un letrista cuya pluma estaba al servicio del rock y el soul allá por los años cincuenta, cuando de su escucha emana la esencia propia del rock and roll: juventud, rebeldía y rechazo a las normas de una sociedad marcada por las viejas costumbres que miraba de espaldas al progreso.

Una jam session en los estudios Chess, títulada 2010 South Michigan Avenue, rompe la dicotomía entre el universo crooner y el puramente blusero que conviven en 12x5, haciendo sonar como si hubiesen sido concebidas para ellos tanto Around and Around como It´s All Over Now; mientras Jones, Jagger, Richards y los demás -incluido un tal Ian Stewart que se escondía tras los créditos- se empeñan en poner claro, con un título tan explicito como Grown Up Wrong, cuales son los derroteros por los que en adelante iban a caminar.

50 años no son nada para 12x5… y pasaran otros cincuenta años, y si podemos verlos correr, seguro que seguiremos pensando que este álbum es un fragmento de historia tan imprescindible como lo es a día de hoy.

3 comentarios :

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Una gozada esos primeros Stones. Como dices, Aurelio, la mayoría del material no era propio, pero ya se vislumbraba el carácter de los Stones.

Un abrazo y buen finde.

Alex Palahniuk dijo...

Me parece genial yme jode que apenas toquen material de esa época.

Aurelio dijo...

Creo que legalmente está superado el tema de los derechos de autor, así que no hay razón, más que la suya subjetiva, para tocar los temas de la época americana en detrimento de éstos.

Un abrazo.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates