mayo 14, 2012

¿Vehículo del descontento social?

El otro día, mientras daba forma a la última entrada del blog, considerando la importancia que, a través de la historia, ha tenido la música como cauce de expresión del descontento social contra el status quo político-económico-social del momento; recordé mejores tiempos, aquellos años de finales de los setenta primeros de los ochenta en que en este país, el rock and roll expresaba las inquietudes de una generación de jóvenes que aspiraban a un futuro mejor que el pasado que tangencialmente habían vivido como infantes.

Puede que este sea un punto de vista personal erróneo, consecuencia de observar el pasado desde la óptica de un adulto, pero evidencio que la música actual, en general, y el rock and roll, en particular, ha dejado sustancialmente a un lado su vertiente reivindicativa por otra más lúdica, en la que la temática fundamental sean referentes temas con el amor, el rechazo o la alegría… Quizás sea que me muevo en territorios musicales clásicos, que escucho discos que vieron la luz al menos treinta años atrás o que, aún siendo álbumes producidos y publicados en la actualidad, van dirigidos a un público adulto y exigente, preocupado más por el contenido musical que por el concepto o la significación de las letras; aunque si miro hacia otros fenómenos musicales actuales, más próximos a las nuevas generaciones, el componente lúdico es aún mayor.

Teniendo como referencia la historia, las grandes crisis sociales han dado origen a momentos de expresión creativa y a la aparición de movimientos reivindicativos, de los que la música ha sido vehículo insignia para expresar el descontento social; situación en la que para nada se encuentra el rock and roll actual, pese a la crisis que nos sacude.

Muchas veces, quizás, se echa la culpa del estado en que se encuentra la música actual a la industria, a la evolución de los tiempos o a la evolución de la tecnología de la comunicación y la información, etc…  sin tener en cuenta el, tan importante, factor social.  Pero llegados a este punto es difícil dilucidar quién es el culpable: Si, los músicos, a quienes la coyuntura actual solamente les preocupa a nivel de vender discos, o, las nuevas generaciones que, en su individualismo innato, son incapaces de hacer surgir una conciencia colectiva y reivindicativa, contra el estado de cosas actual, en el que la música pudiera ser el vehículo de transmisión y de expresión del descontento social, como lo ha sido tradicionalmente.


4 comentarios :

manel dijo...

Acertada reflexión amigo. Los tiempos duros siempre han sido momentos de creatividad y reacción. pero está todo tan aletargado que...SAludos.

KARLAM dijo...

Interesante una vez más, Aurelio. Leyendo el primer párrafo me vienen a la mente varios grupos de hard rock/heavy metal/punk que había en en este país por aquella época. Ahora haberlos haylos, como antes,pero ni de lejos tendrán la misma repercusión ni trascendencia. Y los supervivientes de entoces que aún se mantienen, salvo excepciones, con mucha dificultad.

Me temo que lo del espíritu reivindicativo en la música está más asociado hoy en dia a los "perroflautas", cambian los tiempos, cambia la gente y cambia la mentalidad...

Saludos.

Addison de Witt dijo...

Yo creo que es comodidad, miedo y comodidad en un mismo coctel, el día uno de mayo la manifestación de Bilbao me pareció especialmente desangelada, y voy todos los años desde crío, y con la que esta cayendo no lo entiendo, eso si, como hizo muy buen día, las playas estaban hasta atras, en el rock es la misma historia porque los músicos pertenecen a esta misma sociedad comoda y en muchos casos asustada, reaccionaremos ya lo verás.
Saludos.

Aurelio Pérez dijo...

Manel: Esperemos que el despertar, tanto de la música a la conciencia social, como de la conciencia social en sí misma, no se postergue demasiado.

Karlam: Hay un atisbo de esperanza en el movimiento 15 M, cuya filosofía está mas enraizada en el movimiento hippie, en mi modesta opinión. Las últimas generaciones todavía están durmiendo el sueño de la 'bonanza', pero esperemos que despierten y eviten vivir una realidad de 'miseria'.

Adison: No es que la gente no quiera manifestarse el 1 de Mayo para protestar por la situación actual, lo que a algunos no nos gusta tanto es colocarnos detrás de una pancarta en la que figuran unas siglas con las que no nos identificamos.

Gracias a los tres por leer y opinar.

Un saludo.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates