marzo 08, 2012

Safe as Milk.

 La historia de Don Vliet o, mejor dicho y para que nos entendamos todos, Captain Beefheart, ha estado condenada siempre ha mantenerse en un segundo plano en lo que al rock and roll se refiere, y no solo en el pasado, sino también en el presente. Es común leer cuando se hacen referencias musicales  al sonido de bandas actuales que cultivan la música alternativa, nombres como Nick Cave o Tom Waits, y muy pocas y siempre tímidamente el de Beefheart. Para mi, sin duda, si hay un padre del rock alternativo ese no puede ser otro que Don Vliet, aunque contemos con músicos que le puedan ser más o menos coetáneos, como los mencionados, de excelente calidad.

El génesis del arte musical de Don Vliet se encuentra en el ideario de la contra cultura, aquel preconizado por la generación de poetas beatniks llevado a la práctica por otra generación de jóvenes americanos, de ascendencia foránea, que mediante la música se expresaban contra la vacuidad del 'sueño americano'. Aunque el jazz de Thelonious o Coltrane sean líquido esencial en las fuentes musicales de Beefheart, lo es más la música del delta, los discos de Robert Johnson o Son House, pero sobre todo los modos vocales de los músicos de blues, con preeminencia de los de Howlin' Wolf. Y si hay un álbum dónde esto se evidencia, es del que parte su carrera musical, Safe As Milk.
No con pocas vicisitudes, de las que siempre ha estado jalonada la carrera del músico californiano, vio la luz este disco en septiembre de 1967, después de que el fuese retomado por Bob Krasnow el desastroso trabajo de producción emprendido por Richard Perry sobre las cintas que una Magic Band seminal había grabado para A&M den 1966, y que habían sido rechazadas por considerar la música grabada en ellas como 'demasidado negativa'; con un conjunto de temas de buena manufactura, fácil digestión y mejor cosecha.

El elenco de temas está en conjunción con el de músicos. A las guitarras Alex Snouffer, Jeff Cotton y un jovencísimo Ry Cooder, cuya slide brilla a la altura en temas como como Sure 'Nuff 'N Yes I Do o, en la fantástica, Yellow Brick Road, en la que también participa, a las percusiones, Taj Mahal. Ziz Zag Wanderer o Call On Me denotan las cualidades de soul singer de Don Vliet y I'm Glad las influencias del doo woop de finales de los cincuenta y primeros sesenta. Electricity y Abba Zabba están a la zaga y son el germen del blues-rock alternativo de aventuras posteriores y subsiguientes como Strictly Personal o Trout Mask Replica.

Un disco indispensable en cualquiera de sus encarnaciones, original o posteriores reediciones (que suelen incluir material del pseudo-segundo álbum Mirror Man), e imprescincible para conocer el substrato musical de clásicos como Tom Waits o de bandas actuales como, los geniales, The Cubical.



5 comentarios :

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

"Safe As Milk" es estupendo, pero "Trout Mask Replica" será el no va más. Lo de Captain Beefheart vale también para Can y Neu!, por ejemplo, y llega, a veces, a casos como los Stooges o los Cramps, hay muy poco conocimiento de la historia del rock. Todos tenemos lagunas, cierto, pero parece que no haya afán de investigación.

Saludos.

KARLAM dijo...

Es cierto, para mi de lo mejor que grabó este buen hombre. Por desgracia no tuvo el reconocimiento popular que se merecía, su música tampoco es que fuera muy accesible, pero su influencia ahí está y son muchos los grupos que lo tienen como influencia. No se si habrás escuchado "Bat Chain Puller", está rulando por ahí desde hace algunas semanas.

Saludos.

luther blues dijo...

Sin dudas que a Don se lo ha relegado
Muchos le deben una cuota de inspiracion ,discos como estos no deben faltar y te hacen pasar momentos agradables al escucharlos .
Un grato detalle haberlo acercado
Un abrazo y buen fin de semana

Aurelio Pérez dijo...

Trout es la obra cumbre de Beefheart, sin duda, pero Safe As Milk es un buen punto del que partir, más si uno no está acostombrado a ciertos sonidos.La accesibilidad o inaccesibilidad está marcada muchas veces por el nivel de prejuicios de cada individuo, y en música, hay que romper con ellos para dejar de perderse uno mismo muchas cosas interesantes.

Gracias a los tres por leer y opinar.

Saludos.

manel dijo...

Un verdadero extraterrestre. Capaz de llevar el blues (y otras músicas) a terrenos desconocidos por entonces. Un gran recuerdo. Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates