abril 16, 2016

Pan y circo.


Creía conocer, o al menos intuir, cuales eran los enemigos actuales del rock and roll, los demonios que le están dejando postrado y que están eclipsando a las musas para dejar al género prácticamente inerme… La actualidad manda, la electrónica se ha impuesto hasta en el negocio musical; las nuevas generaciones han elegido como banda sonora de sus vidas el house, el tecno, el hip hop… desplazando a los sonidos que en su tiempo fueron bandera de muchas generaciones de jóvenes que, -creo- como las actuales, perseguían el objetivo de convertir este mundo en un lugar mejor para vivir.

Ya casi me había acostumbrado a las motivaciones que se suelen esgrimir para poner justificación a la situación –musical- actual; falta de innovación, las lasas posibilidades de reinvención o refundación del género, blah blah blah…, pero hoy es como si me hubiesen puesto una banderilla, al conocer que el pan y circo también se impone y se postula como un potencial enemigo de la música, esta vez en directo, pues el gran evento Manchester City-Real Madrid modifica las fechas en las que la Steepwater Band pasa por la piel de toro. Se que me estoy metiendo en terrenos más pantanosos que los del Delta del Mississippi, pero el cabreo actúa como impermeable.

Me enfada vivir en un país en el que el espectáculo mediático y económico es capaz de desplazar a la cultura, hasta creo entender que haya quién utilice el bálsamo que el stablishment político sirve para acallar conciencias y suavizar pensamientos, cada uno es libre de divertirse o aliviarse con lo que quiera; pero creo que lo que nunca entenderé es que un show así pueda equipararse o superponerse a cualquier contenido en el que el arte esté presente, a algo que nace del pensamiento para tratar de enriquecer la vida de los demás.

Para evitar oír lo que tantas veces escuche: ‘…a mi me gusta el fútbol como a ti la música’, por favor, poned el vídeo a suficiente volumen.

Qué país… César, dales pan y fútbol…


4 comentarios :

Addison de Witt dijo...

Totalmente de acuerdo, un país que adolece de cultura es un país formado por seres maleables, que no tienen inquietudes y que se sacián con pan y circo.
Lo del futbol ya es de traca, parece la única realidad del país, todo una mediocridad que hace que existan esas barbaridades, entiendo tu enfado.
Un abrazo.

Aurelio dijo...

No me gusta comentar esto con los futboleros que me rodean, pero la mayor parte de las veces que lo intento termino escuchando de la otra parte la típica equiparación entre el deporte y cultura o el espectáculo y el arte... Menos mal que lo único que ha ocurrido es que el bolo se adelantó un día. Suerte que Jeff Massey y compañía contaban con un espacio disponible, aunque si soy yo el que toco igual mando a los de la sala a hacer puñetas... Pese a ello espero que ese día esté lleno, únicamente por estos chicos que, como otros, vienen de las Americas a hacer Europa práticamente por amor a la música.

Un abrazo compañero.

Johnny JotaJota dijo...

Qué gran reflexión con la que comulgo, y eso que yo fui muy futbolero hasta hace unos años. Yo creo que hay que aceptar que el fútbol monopoliza pero también es cierto que satura e idiotiza a mucha gente. Saludos.

Aurelio dijo...

¡Ojala viviesemos en una sociedad dónde la cultura fuese un elemento fundamental! Creo que ello nos haría vivir en un mundo mejor...

Gracias por tu opinión J.J.

Un abrazo.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates