marzo 28, 2016

Dulces armonías a la luz de neón.

Decir que un material tiene ‘reminiscencias a’ puede producir una dualidad de sensaciones en el oyente –o en el lector, en su caso-, aunque el objetivo sea –como aquí- hacerlo fácilmente identificable. Por una parte, decir que ‘suena a’ facilita la idealización con cosas que de algún modo tenemos previamente interiorizadas; por otra, puede dar a entender que se encuentra a la zaga de aquello que en su día ya se hizo notoriamente; vamos, hablando en cristiano, a revival.

En cuanto a Houndmouth y a este Little Neon Light, poca importancia tienen para mi las reminiscencias salvo a nivel identificativo, pues desde el punto de vista subjetivo el material que éste contiene goza de la calidad, calidez, sensibilidad y belleza necesarias para convertirlo en un trabajo loable y gratamente disfrutable.

Dentro de Little Neon Light encontramos una alquimia perfecta entre aromas Dylanianos –Say It- , las armonías vocales próximas al folk rock de mediados de los sesenta en la sintonía de The Mamas & The Papas y las esencias melódicas y rítmicas con las que en la misma época Brian Wilson y compañía intentaban minimizar la ‘Invasión Británica’ que por doquier colonizaba las emisoras de radio americanas.

Partiendo de Sedona, dónde se ponen de relieve tanto las facultades de Matt Myers a las voces como las de Katie Toupin, dando vida al tejido armónico de la banda; continua un dulce camino sin ir más lejos en la siguiente parada, Otis; para culminar en piezas impresionantemente conmovedoras, como las acústicas For No One –con Myers a la voz principal- o Gasoline, en la que la voz de Mrs. Taupin conjunta harmónicamente con los acordes arpegiados a la guitarra, o en himnos de esencia puramente sesentera, como la fibrosa 15 Years.

Aunque plenamente deslumbrado, los reflejos me dejan ver el camino para adivinar que buenas nuevas nos deparan estos cuatro chicos de New Albany – además de Myers y Toupin, a las voces principales, guitarra y teclados; Zack Appleby al bajo y Shane Cody a las percusiones-. Al menos tras escuchar Little Neon Light, nada hace dudar de ello.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates