agosto 11, 2014

Terms Of My Surrender (2014).



Antes de nada, creo que estoy en la obligación de reconocer que, salvo algún apunte biográfico fruto de un acceso fugaz a wikipedia y algún intento fallido de abordaje de su discografía –cuando uno desconoce algo suele empezar por lo menos apropiado- el nombre de John Hiatt no era para mi más que otro de los nombres que forman parte de la cultura musical contemporánea.

Algunas veces ocurre que quedas desencantado tras la publicación de un álbum que esperabas con fruición, mientras que quedas sorprendido por otro de un músico que te era ampliamente desconocido. En mi encuentro actual con Hiatt la casualidad, la fortuna o el azar han obrado poco o  mejor dicho, nada,  y reiterando mis gracias sumas a Adi por la 'sugerencia', me he dispuesto a escribir esta entrada, que podría considerarse como una especie de exposición de los términos de mi rendición ante una obra tan aplastantemente redonda como Terms Of My Surrender.

Solo recordaba haber quedado impresionado de una manera similar cuando en 2011 Gregg Allman publicó su Low Country Blues y aunque las similitudes entre ambos se circunscriban a que los dos forman parte de la misma generación de músicos de rock and roll –teniendo en cuenta la participación de Hiatt en el concierto homenaje al músico de Macon, celebrado el pasado año, que hoy podemos degustar bajo el título All My Friends: Celebrating…-, ambos álbumes entroncan en la materia prima utilizada en su elaboración: el blues.

En el caso de Terms of My Surrender no se puede decir que el blues forme parte del álbum como un mero elemento estilístico, pues la música queda entretejida con las palabras escritas por Hiatt sobre papel, dotando a cada compás con un sentimiento especial que potencia el carácter intimista de los temas a la vez que los acerca al oyente, haciéndolos sentir. Después de tantos años de dedicación a la música, Hiatt se ha construido sin duda -musicalmente hablando-, un espacio propio; aunque para la creación de este álbum haya buscado inspiración en la magia de los bluesman del delta y haya tomado como referencia la detonación vocal de Big Bill Broonzy, de John Lee Hooker y cía...

Con la temática lírica centrada en el amor –el desengaño de adolescencia, el desamor, la ruptura…- al situarse ante este álbum uno se encuentra ante un catálogo de deliciosas tonadas, en las que los doce compases predominan, entre las que me sirvo destacar – más que nada por hacer un apunte concreto sobre lo que me produce mayor magnetismo- la nostálgica Long Time Coming, la premonitoria Baby´s Gonna Kick o la propia confesión de pecados contenida en la homónima Terms of My Surrender.

Un álbum que me deleita en cada escucha y que empuja, tras las buenas vibraciones recibidas, a hacer retrospectiva en la vida y obra de este trobador de Indianapolis, que con este trabajo demuestra su calidad como músico y compositor, publicando un álbum ante el que solo se me ocurre el calificativo de sensacional.

4 comentarios :

Addison de Witt dijo...

Nada de gracias Aurelio, si el resultado de mis bienintencionaodas propuestas es la lectura de artículos como este bien empleados estan mis osadas sugerencias.
Celebro que te haya gustado tanto el disco, a mi como Hiatt me mata hace tiempo partía con ventaja jajaja. pero lo cierto es que el disco es un nuevo muestrario de clase y categoria como escritor, compositor y cantante...como artista global de altos vuelos que dificilmente podremos encontrar demasiados sujetos que le hagan sombra.
Un abrazo Aurelio.

ROCKLAND dijo...

Si sigues rebuscando en su enorme discografía, te esperan horas de felicidad.
"Terms of my surrender" es otro gran álbum, pero lo veo claramente inferior a sus dos anteriores obras.
¡Pedazo de artistazo!

Saludos.

Gonzalo Ramos dijo...

Para iniciarse con Hiatt este disco no está nada mal, pero estás obligado a degustar Bring The Family, Slow Turning, Crossing Muddy Waters, Walk On y otros discos maravillosos de este hombre. No te arrepentirás. Incluso en su disco más flojo puedes encontrar alguna joyita.

Saludos.

Aurelio dijo...

Como ha quedado claro, las sensaciones percibidas por Terms of My Surrender me obligan a despertar de la ignorancia con respecto a Hiatt; por lo que tomaré vuestros comentarios como consejo para empezar a hacerlo.

Un abrazo para los tres, amigos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates