abril 30, 2014

The Muscle Shoals Heritage Vol. II: Life Before Insanity.

No es necesario rebuscar demasiado en el cajón del tiempo ni remontarse demasiados años atrás para encontrar clásicos atemporales, piezas maestras de perfecto cuño recubiertas de cierto halo innovador, aunque en su manufactura se hubiese tirado del viejo ovillo del rock and roll y, en cierto grado, se hubiesen revisitado los viejos conceptos.

En esta categoría de clásicos nunca añejados por el paso del tiempo, ocupa una posición destacada la que para mi es la obra fundamental, hasta la fecha, en la discografía de Gov`t Mule: Life Before Insanity. Después de pasar media vida escuchando los álbumes clásicos de los Allman Brothers (Allman Brothers, Ildewil South, At Fillmore East…) destapar la botella y degustar la esencia de Life Before Insanity fue para mi como descorchar una botella de un caldo rico en aromas y matices.

Eran aquellos años en los que entre nuestros semejantes contábamos con la inestimable presencia de Allen Woody, cuyo trabajo se deja notar inequívocamente desde el subwoofer de los parlantes, proporcionando esa pulsación inimitable al conglomerado rítmico a la banda; que en es preciso instante tenía la forma tradicional de power trio, esa que tan buen resultado ha dado en numerosas ocasiones en el mundo del rock and roll, aunque se dejasen notar en este álbum, las imprescindibles colaboraciones de Hook Herrera, Ben Harper o el propio productor, Michael Barbiero.

Warren Haynes y Matt Abts irradian inspiración en cada nota, en cada pulsación de bombo, en cada texto, en cada frase de guitarra, en cada susurro del slide, mientras dejan enfriar el bolígrafo sobrecalentado de Haynes tras concebir para la ocasión un conglomerado de piezas inmortales e imprescindibles en cualquiera asalto en directo del repertorio Gov’t Mule al que se prestaran o presten.

Entrañable, triste, plenamente inspiradora de confort y sosiego se deja sentir Tastes Like Wine; potente, sobrecogedora e hilarante Bad Little Doogie; acogedora e imnotizante, cual llamativa obertura, Wandering Child; amable y conmovedora Fallen Down; directa y exultante I Think You know What I Mean; convirtiéndose todas ellas junto a las restantes, incluso la ‘oculta’ toma prestada de la herencia yacente de Robert Johnson If I Had My Posession Over Judgement Day; en imprescindibles para el amante del buen rock and roll y de la música de la banda sureña en particular.

Life Before Insanity amplia el concepto y añade nuevos matices a la acepción southern rock, aglutinando material de primera calidad cuya sonoridad puede haber quedado en alguna forma enriquecida por el susurro próximo y mágico del río Tennessee en su fluir por ese pequeño fragmento de tierra en Alabama, que son los Muscle Shoals; pero si es una obra fundamental del rock and roll actual lo es sin duda gracias a la acción de la mano del hombre, y fundamentalmente a la acción de las manos respectivas de Warren Haynes, Allen Woody y Matt Abts.

Definitivamente irrepetible.

2 comentarios :

Gonzalo Ramos dijo...

Yo le sigo teniendo mucho aprecio a todo lo que hacen Gov't Mule, a pesar de que no me gusta mucho cuando se ponen en plan reggae y que algunos de sus últimos discos me parecen algo irregulares y con exceso de minutaje, pero sus tres primeros discos en estudio, uff, en esa época había que echarles de comer aparte.

Saludos.

Aurelio dijo...

He de decir que desde High & Mighty les perdí un poco la pista discográficamente hablando, y han ido perdiendo gradualmente interés para mi, en lo que a novedades discográficas se refiere, aunque espero poder verles en el próximo festival de Blues de Bejar.

Gracias por opinar.

Un abrazo.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates