febrero 07, 2012

¿Las actitudes o la música?

Hoy, mientras dedicaba mi rato, más o menos diario, a la lectura de prensa musical, ojeaba un artículo en el que se mencionaba que, para la escena musical actual, lo más importante son las actitudes, la forma de actuar, el ser consecuente con lo que se predica, y con tanta vehemencia como puede proporcionar la significación del concepto, se me encendió un chip, que debía tener oculto en el cerebro, que me hizo reflexionar.

Todos o casi todos a quienes conozco, tan fanáticos del rock and roll como yo, empezamos con esto de la música en los años de pubertad y de adolescencia. Presos de la consciencia que proporciona el desmadre hormonal de esos años, eramos fácilmente influenciables y repetíamos en playback los comportamientos rebeldes de nuestros mitos musicales. ¿Quién no quedó prendado con los contoneos y ademánes de Elvis en Hound Dog?

Con el paso de los años uno crece y las perspectivas cambian, las hormonas se relajan y las actitudes quedan en un segundo plano, dando más importancia al mensaje que está tras la canción quizás, al grado de compromiso de quien recita su letra ante el micrófono.

¿Pero para un amante de la música que es lo importante?¿Las actitudes o la música? Definitivamente y por lo que a mi me concierne, creo que lo más importante ante todo es la música, el sonido pulsante de esos cuatro acordes tocados frenéticamente, proveedores de la emoción necesaria para descargar adrenalina y rejuvenecer nuestras carnes.

Si las actitudes de los músicos fueran importantes para influir a escuchar una banda u otra, entonces hubiese dejado de escuchar a Lynyrd Skynyrd, por ser unos reconocidos defensores del voto al Partido Republicano, o a Ted Nugent por ser miembro destacable, junto a Chartlon Heston, de la RIA americana; actitudes o comportamientos a las que, dicho de paso, no soy muy afín; incluso sin haber nacido en los E.E.U.U.

Sin querer hablar por los demás, creo que el público que, hoy por hoy, el rock and roll algutina y en torno al que éste se mueve, no es fácilmente influenciable, y que no responde a actitudes o comportamiento de los músicos, sino a las sensaciones que produce disfrutar de un rato de música, cuanto más extenso mejor.


5 comentarios :

KARLAM dijo...

Sin actitud no se va a ningún lado en esta vida, seas músico o fontanero. Está claro que ambas cualidades deben ir unidas, con "p" y con "c", aptitud y actitud, lo demás es conformarse en la mediocridad.

Saludos.

ROCKLAND dijo...

Lo principal es LA MÚSICA y lógicamente la actitud es muy importante también pero a estas alturas de mi vida lo dejo en un segundo plano. El mejor ejemplo lo tenemos en Ted Nugent. ¿Voy a dejar de escucharlo por ser un ultra-derechista? No Way! Sus primeros discos son vitales en mi existencia y me importa un bledo su ideología. Además, con tanta saturación ya no tengo ni tiempo para leerme las letras de cada disco que escucho.

Excelente post!

Saludos.

manel dijo...

La actitud es muy importante tal y como dice Karlam. Hagas lo que hagas. Y entiendo actitud por como encaras tu trabajo. La actitud no es la opción política elegida, ni tus ideas..La actitud es como haces las cosas. Y creo que ambas cosas deben ir unidas en la música y en todo. Saludos.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Es de sobra sabido que la sensibilidad estética no asegura la bondad. Uno puede ser un gran majadero e ignorante en lo político y parir obras de belleza sin igual. Pero la actitud, cono dice Manel, es otra cosa.

Saludos.

Aurelio Pérez dijo...

Si por actitud entendemos el querer hacer bien las cosas dentro del mundo cada uno nos movemos, entonces de acuerdo, pero lo que a mi me da lo mismo es el compromiso personal que pueda tener cada músico, cuando la música sea de calidad.

Gracias a todos por leer y opinar. Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates