octubre 18, 2011

Cómo comprar música ...!

Me gusta comprar música, no porque sea rico y me sobre el dinero (algo que no le ocurrirá a casi nadie con los tiempos que corren, aunque para todo haya excepciones), no porque considere que los archivos que puedas descargarte de por ahí carezcan de la calidad que contienen las grabaciones originales, sino porque me gusta leer las notas que suelen contener los libretos que vienen en el interior, porque quiero tener los discos en soporte físico para no tener que ser un esclavo del mp3 o del ordenador a todas horas; pero sobre todo, porque en mi honesta opinión estoy contribuyendo en alguna manera a que ‘ese negocio’ llamado música siga funcionando para mi deleite.

Dejando aparte el ‘supuesto compromiso’ con autores, músicos y demás instancias del negocio musical, comprar música es para mi un mero acto de entretenimiento, como puede serlo comprar una entrada para ver una película en el cine o un partido de fútbol en cualquier estadio. Me encanta recorrer las estanterías de la tiendas especializadas (no la de las grandes superficies, que suelen estar repletas de desecho de los 40 principales, aunque, alguna vez, he de confesar que me sorprendo a mi mismo haciéndolo) buscando los títulos que constantemente se renuevan en mi lista de ‘deseos’ musicales.

Generalmente, entre mis preferencias hay un poco de todo, me gusta mezclar un poco el pasado con otro poco del presente, aunque siempre me decanto por el sonido más guitarrero y desecho el más melódico (no en el 100 % de los casos, claro está), pero en cualquiera de los casos, si no conozco bien una banda, lo que hago es tener en cuenta, casi siempre por este orden:

  1. Haber escuchado o tener más álbumes de la banda en cuestión.
  2. Lo que me ‘cuentan’, tanto en las charlas sobre música con amigos o conocidos, o lo que puedo leer en los blogs que más afines considero.
  3. Lo que leo en las revistas de música especializadas.
  4. Los consejos de los dependientes de las tiendas que conocen en cierta forma mi orientación musical.
  5. La clasificación por estilos en las tiendas de música que me merecen confianza.

No se puede decir que con la aplicación de estos criterios hayan obtenido hasta ahora el 100 % de éxito, como es de suponer, pero tampoco un alto número de desengaños, que sobre todo atribuyo a los criterios 4º y 5º: ¡cuidado con los consejos de los dependientes y con las clasificaciones por estilos! Los he utilizado en pocas ocasiones, cuando no he podido sacar mis conclusiones usando el streaming de video o de audio, que pone a nuestro servicio esa magnifica herramienta llamada Internet.

Esto es lo que yo utilizo, pero me muerde la curiosidad de saber si coincido o no con lo que hacen los demás, por lo que he dejado en la barra lateral izquierda (bajo mi lista de blogs) del blog una encuesta al respecto, en la que podéis votar si gustáis de hacerlo, hasta el próximo viernes.

12 comentarios :

manel dijo...

Pasar una tarde comprando discos es algo mágico y maravilloso. En BCN tenemso al suerte de tener, todavía, alguna tienda especializada donde perderte durante unas horas. Yo descargo, sobre todo lo que no llega a Europa, pero cada mes de dejo una buena pasta, más de la que debería seguramente, en soporte físico. Saludos.

manel dijo...

Sobre la encuesta decir que una mezcla de todo y algo de intuición. E incluso el diseño de las portadas...ja, ja, ja, ja, ja...Así que es complicado decantarme por una sola..Saludos.

ROCKLAND dijo...

Muy buena entrada.
Siempre hay varias razones para comprar un determinado disco. Como dice Manel hasta la portada a veces te hace comprar el producto.
Yo tambien me llevé algún truño. Eso pasa cuando haces caso a revistas y no lo has escuchado previamente. Ahora es todo más fácil con internet y puedes comprar seguro.

Saludos.

Víctor Hugo. dijo...

Nunca he pedido la opinión o recomendación de los dependientes de las tiendas... Si el disco al final es malo, que sea porque me equivoco yo, paso de echarle la culpa a otro:)

¡Saludos!

Aurelio Pérez dijo...

Me parece que lo de la encuesta os ha hecho echar unas risas, lo cual en los tiempos que vivimos no está de menos reirse un rato.

Manel:
En Barcelona tenéis de tener al alcance de la mano tantas cosas. Conozco de hace mucho la calle Tallers y suelo visitar las tiendas cuando voy por ahí, aunque últimamente ha decaido mucho el tema, diría que la que mejor funciona es Revolver. También conozoco disco 100 en el barrio de gracia. Buenas opciones para frikis musicales como yo.
Rockland: yo también he comprado por la portada, el último 'trusco' uno de la Dave Mathews Band. Pero siempre me quedan las ferias del disco para cambiar lo que no me guste.
Victor: Lo de las recomendaciones no lo suelo tener en cuenta, porque suelo despistarlos. Algunas veces he comprado algo para mi hijo como de Nirvana o the Seether y si que me han ofrecido algo por el éstilo, que desde luego hoy por hoy no está dentro de mis gustos.

Gracias a todos por leer y opinar.

Mr. Sabbath dijo...

Interesante post. Yo todavia compro discos, y algunos en vinilo, tambien tengo algunos criterios para escoger cd o vinilo. Pero primordialmente solo compro cuando ya lo he escuchado, internet permite este sistema, y bueno, me quita muchas sopresas. Aunque quiza me reste otras positivas. Lo que si hace tiempo que no hago, es ir de tiendas. Suelo acudir a Amazon, y me ahorro bastante dinero.

Saludos!!!!

Sergio dijo...

Compro música con regularidad y todavía busco vinilos. Es un deleite encontrar rarezas, descubrir nuevos grupos y sobre todo indagar entre los grandes del rock, el blues, el jazz, que siempre han estado ahí esperando descubrirlos. Sigo idénticos criterios que los que cuentas y tampoco he tenido malos resultados, y sólo hecho mano de emule para tantear lo que no conozco o conseguir lo casi imposible.
No concibo la vida sin música ¿es posible?

Aurelio Pérez dijo...

Mr Sabbath:

Desde luego tu solución es la más segura para no llevarte chascos, aunque siempre es bueno explorar para encontrar, aunque cuando yo cuando hago esto suelo poner 'poco dinerito' en juego.

Sergio:

Ir a una tienda y mirar es otra es una manera de comprar sin esperar, aunque algunas veces busco cosas que tienen una distribución tan limitada que no queda más remedio que acudir internet.

Music is the best.

Gracias por leer y opinar.

Saludos.

KARLAM dijo...

Hey! me mola tu blog Aurelio. Respondiendo a tu curiosidad diré que no sigo ningún método preestablecido antes de comprarme un disco. Mis últimas adquisiciones fueron dos de Alice In Chains que aún no tenía, y los encontré a buen precio revolviendo en un centro comercial. También suelo pillarme alguna novedad en los conciertos a los que voy si me gustan mucho, aunque lo que más suelo hacer últimamente es comprar por internet, no es lo mismo pero encuentro auténticos chollazos.

Saludos!

Aurelio Pérez dijo...

Gracias por tus elogios. Son las pequeñas grandes cosas que te empujan en seguir adelante.

En cuanto a los métodos cada uno tiene los suyos propios, y aunque yo establezco en alguna medida mis patrones, algunas veces rompo con el esquema, pero suelo asumir pocos riesgos, es decir, aunque no conozca la música que contiene el dinerito que gasto es poco.

Saludos y gracias, otra vez, por participar.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Llevo veinticinco años comprando discos, y no creo que deje nunca de hacerlo, a no ser que desaparezcan las tiendas. Una cosa que me pasa habitualmente es que voy con la idea de comprar una referencia y compro otra diferente. Me pasó este fin de semana, yendo de paseo con mi hijo. Entré en la FNAC de Madrid con la intención de mirar unos discos concretos y acabé haciendome con un disco de Miles Davis y otro de Oliver Nelson que no llevaba en la cabeza en ese momento.

Saludos.

Aurelio Pérez dijo...

Hicieste dos buenas adquisiciones. De todas maneras suele pasar lo que comentas, cuando vas buscando algo y no lo encuentras. ¿Quién se resiste a salir de la tienda sin llevarse nada?

Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates