septiembre 19, 2011

...Siente el ruido!

Después del fin de semana bien vale ponerse un poquito de ‘marchilla’ musical para empezar con optimismo, revitalizar el espíritu y prepararse para una semanita más de trabajo (¡bendito trabajo!). Y que mejor para ello, que escuchar este ‘Slade Alive’, que tiene una poquita.

Las bandas británicas setenteras de esta época, como la que hoy me ocupa, supieron dar un vuelco al panorama del rock and roll, eliminando de su configuración el virtuosismo que estaba implícito en aquellas de la época previa, como Deep Purple, en las que el solista era un elemento importante y en las que los temas se alargaban casi al infinito, por la exhibición individual de sus integrantes; construyendo un conglomerado de música más compacto para crear un ambiente de ‘fiesta rockanrolera’. Ropas de colores, zapatos de plataforma y un rock sencillo pero directo. Slade es un exponente de esta época y de lo conocemos como ‘glam rock’.

Aunque en este álbum hay momentos para ‘clichés’ romáticos, como en el Darling Be Home Soon de John Sebastian, el máximo exponente es el rock and roll a toda potencia y la interacción banda-público que se siente en cada tema. En el ‘set list’ se mezclan temas propios, atreviéndose con los clásicos, como Hear me Calling, de los Ten Years After, desvestido de su ‘traje’ underground, o el Get Down and Get With It de Little Richard, en la que Noody Holder ejerce de maestro de ceremonias calentando el ambiente y haciendo participar al público intensamente; o como el Born to Be Wild de los canadienses Steppenwolf.

Pero para que no sepa a poco, esta reedición que tengo entre mis manos, que publico Salvo en el año 2006, junto al ‘Slide Alive’ contiene la secuela ‘Slive Alive Two’, que está estraída de la gira que recorrió las islas británicas durante el año 1976 y que contiene temas distintos al primero que proceden de los cinco álbumes en estudio precedentes y entre los que figuran clásicos de la banda como Cum On Feel The Noise; el mini LP Alive At Reading 80, grabado en el concierto celebrado en el Reading Rock Festival, en el que la banda actuó reemplazando a Ozzy Osbourne, que se había descolgado del cartel a última hora, y el Slade On Stage que contiene temas de sus actuaciones en los festivales Reading y Monsters Of Rock, celebrados en el año 1982.

Veintitrés temas en directo, en total, que te ponen las pilas desde el primer momento y que me hacen sentir el directo como si estuviese dentro participando del concierto.

Dos fantásticos discos en directo que suenan tan frescos como si se hubiesen realizado ayer mismo y que son el ‘complemento vitamínico’ perfecto si el fin de semana no ha sido suficiente para recargar las pilas al completo.

4 comentarios :

ROCKLAND dijo...

Slade son una de mis bandas favoritas del glam-rock!! Todos sus discos hasta el '78 son más que recomendables.
Sus directos eran buenísimos con mucha marcha y potencia.

imprescindible.

C'mon feel the noise, oh yeahhhhh!!

saludos.

Scott St. James dijo...

Oportuna reivindicación de unos rockers gigantes !!!!!!
Ese sonido es tremendo, tio.
Cheers!

paulamule dijo...

Perfecta banda para comenzar la semana con energía.
Salud.

Aurelio Pérez dijo...

Desde luego que aquí se destila rock and roll del bueno, sin ningún artificio.

Gracias a los tres por leer y opinar.

Saludos.

Quizás también te interese...

 

historias de rock & roll © 2010

Blogger Templates by Splashy Templates